Pérdidas por más de 500 millones de dólares son las que se estiman en La Libertad a consecuencia del fenómeno del Niño Costero, situación que desencadena una recesión en la economía de la región afectando directamente a los emprendedores de la micro y pequeña empresa.

Al respecto, el exregidor de Trujillo, Luis Carlos Santa María, explicó que a diferencia de la grandes empresas que trabajan con el apoyo de la banca comercial, existen las más pequeñas consideras PYMES y que están ubicadas en distritos que fueron afectados por los desbordes de las quebradas, es decir El Porvenir, Florencia de Mora, Víctor Larco y el centros poblado El Milagro (Huanchaco) que trabajan con créditos otorgados por instituciones microfinancieras tales como: cooperativas de ahorro y crédito, cajas municipales, financieras e incluso las ONG con programas de crédito. “Son las microfinancieras las que conocen la realidad económica de estos pequeños negocios y a sus propietarios que suelen ser emprendedores que trabajan con su familia y generalmente con poco capital. Mi experiencia en Microfinanzas AMA me ha permitido conocer directamente como los recientes desastres naturales golpearon de la peor manera a las PYMES de los sectores producción, comercio y servicios”, dijo.

Comentó que en el caso de AMA, institución que gerencia hace diez años, los clientes más afectados fueron los de Virú, Paiján, Otuzco y Trujillo, con quienes se ha tenido que hacer reprogramaciones y otorgarles facilidades mientras se recuperan de su penosa situación. Sin embargo, manifestó que es también importante que el Gobierno apoye a estos emprendedores de la micro y pequeña empresa, con iniciativas como las adoptadas por el Ministerio de la Producción que será el comprarles directamente a ellos, reactivando así su economía.

Recomendó, que ante esta emergencia, el Gobierno debe impulsar no solo la reconstrucción de infraestructura, sino también la reactivación de esos pequeños negocios que por lo general son economía de subsistencia, para ello será crucial el apoyo de instituciones como COFIDE y los programas del Banco de la Nación y el Ministerio de la Producción que puedan implementar líneas de crédito a las microfinancieras, para que estas a su vez atiendan con tasas y plazos especiales a los damnificados. “Si hay una situación de emergencia, es el momento oportuno para que las instituciones del Estado apoyen y acompañen en su gestión a los emprendedores y no pensar solamente en obtener utilidades, sino en llegar a las zonas de extrema pobreza a través de las microfinancieras”, señaló el aspirante a la alcaldía de Trujillo.

Finalmente, señaló que cualquier cálculo que realizó el municipio de Trujillo y la región La Libertad quedó corto ante los recientes eventos. Sin embargo, se debe prever con mayor responsabilidad los presupuestos para trabajos de prevención, capacitación y solución a las emergencias. “Se debe tener cuidado en las contrataciones que se hagan durante el tiempo declarado en emergencia, ello porque es justo en esas situaciones cuando más se presentan los actos de corrupción. Por eso resulta importante la intervención de los colegios profesionales y la sociedad civil en cada uno de los procesos para dar tranquilidad a la población. Ojalá que sea así, porque hemos visto que lamentablemente a las autoridades no les agrada que fiscalicen sus acciones pues podrían quedar al descubierto sus negligencias”, puntualizó.
Share To:

Trujillando

Post A Comment:

0 comments so far,add yours

Ingrese su comentario adecuadamente!