Cada vez queda menos tiempo para el regreso a clases. Los niños volverán a las aulas y pasarán gran parte de su día en ellas, esto implica un gran desgaste de energía y es necesario que los padres pongan énfasis en una de las claves para lograr un mejor rendimiento académico: la alimentación.
Es importante que los padres conozcan los alimentos ideales para la lonchera escolar. Además, esta tiene que ser fácil de llevar y muy nutritiva. Conscientes de esto, los especialistas de Ediciones Corefo, empresa comprometida con el desarrollo educativo, sugieren algunos insumos que no deben faltar en la lonchera de los pequeños:
Frutas frescas: pueden ser consumidas en jugos o al natural. Lo importante es que estén presentes, debido a que aportan las vitaminas y minerales que los pequeños necesitan para su actividad diaria.

Verduras: al igual que las frutas, ayudan a regular el organismo y son un gran aporte para el desarrollo intelectual de los niños. Pueden enviarse crudas o cocidas.

Frutos secos y semillas: pasas e higos son ejemplos ideales de estos alimentos que les brindarán energía y los mantendrán activos durante sus clases.

Cereales: un niño necesita carbohidratos para mantenerse activo, por ello los cereales serán un complemento ideal. Un ejemplo para la lonchera es la canchita (sin sal y sin aceite) además de la quinua, cebada, kiwicha o el trigo (tostado y sin azúcar). En caso de que al niño no le gusten estos alimentos, una gran opción son panes y galletas integrales (bajos en sal y grasas, pero altos en fibra).

Carnes: las más recomendadas son el pescado, pollo y pavo; ya que, contienen las proteínas necesarias para un crecimiento sano.


Lácteos: el yogur, queso u otros lácteos descremados y bajos en azúcar son perfectos para una lonchera al ser ricos en calcio y vitamina D.

Legumbres envasadas: algunos snacks como habas tostadas (sin azúcar, sal ni aceite) proveen al cuerpo fibra, vitamina B, magnesio, hierro y otros minerales que ayudarán a los niños a potenciar su inteligencia.

Líquidos: se puede optar por agua o jugos naturales, siempre y cuando sean bajos en azúcar.
¿Qué evitar?
Los expertos señalan que las loncheras no deben contener insumos altos en grasas ni azúcares —como dulces, gaseosas, jugos procesados o embutidos—, ya que podrían superar las calorías que los niños necesitan ingerir y, además, provocar enfermedades como sobrepeso u obesidad.

Por otro lado, si se busca prevenir la anemia, los alimentos ricos en hierro son la solución. Algunos de ellos, son la sangrecita, pescado, huevo y atún.
Es necesario saber que una lonchera no reemplaza a un desayuno, este será el principal alimento del día y permitirá que los estudiantes presten más atención en clase y sientan menos agotamiento.
Share To:

Trujillando

Post A Comment:

0 comments so far,add yours

Ingrese su comentario adecuadamente!