El acceso a clases virtuales desde casa es una excelente oportunidad para que los padres de familia se involucren más en la educación de sus hijos. Esto no solo servirá como un apoyo para los deberes que el niño debe realizar luego de las clases, sino que también puede reforzar el vínculo con los pequeños.

Si bien este tiempo compartido es muy beneficioso, también es cierto que hay padres y madres de familia que trabajan desde casa, atendiendo al mismo tiempo sus labores profesionales y las tareas del hogar. Por ello, la psicóloga de Ediciones Corefo, Carolina Sarabia, da una serie de recomendaciones para balancear ambos aspectos en el día a día.

1. Apoyo, no reemplazo: Es indispensable que los padres tengan una actitud de confianza hacia el colegio elegido para la educación de sus hijos y hacia sus profesores. También es importante tener una actitud flexible y tomar en cuenta las recomendaciones de los docentes. “Los padres deberían, además, establecer redes de contacto con otras familias de la escuela. Pero el objetivo de estas no es hablar de aspectos negativos del colegio, sino buscar soluciones a los problemas y dificultades que puedan presentarse”, recomienda la psicóloga.

2. Estimula su autonomía: La autonomía se demuestra cuando el niño es capaz de realizar las tareas que corresponden a su edad y nivel educativo con total independencia. “Esto refuerza su autoestima y le da una sensación de poder. Cuanto más autónomo es el niño, más seguridad tendrá en su autoestima y, a futuro, tomará mejor sus propias decisiones, evaluando los pro y contras”, dice la especialista. Para eso, puedes guiarlo en la realización de sus tareas, dejando siempre que realice sus actividades y motivándolo a hacer las cosas por sí mismo. También es beneficioso reconocer sus logros tras haber cumplido un desafío o resuelto un problema.

3. Crea buenos hábitos. Tener un buen rendimiento académico no depende únicamente del conocimiento. El ambiente en el que se aprende es igualmente importante. Es necesario estimular a los jóvenes estudiantes a organizar correctamente sus tiempos y espacios en casa. Deben contar con un espacio en el que se dediquen a estudiar y este debe permanecer ordenado y limpio. El niño debe ser el encargado de este mantenimiento. “La mayoría de niños funcionan bien con rutinas y se rigen a ellas. La instauración de los hábitos requiere mucha persistencia y paciencia, pero dará frutos y ayudará a su desarrollo”, afirma Sarabia.

4. Explica a detalle. Es esencial que la enseñanza del menor sea adecuada y detallada. Así, podrá hacerlo solo las siguientes veces. “No es bueno apresurarlos. Es mejor dejarlos hacer y supervisarlos. También es esencial elogiarlos para motivar su esfuerzo. Aprenderán poco a poco y las siguientes veces lo harán cada vez mejor, hasta ya no requerir supervisión”, recomienda la especialista de Ediciones Corefo. No se trata de que el padre de familia haga la tarea, sino que supervise y corrija cuando sea necesario, pero siempre dejando al niño la libertad de explorar, equivocarse y corregirse.

5. Organización a nivel familiar. No solo los niños deben planificar los espacios de tiempo que dedicarán a sus clases. También es recomendable que los padres de familia tengan en cuenta los horarios en que sus hijos tendrán clases online o en los que necesitarán apoyo al estudiar. De ser posible, pueden aplazar o adelantar sus propias reuniones virtuales para dedicar más tiempo a apoyar a sus hijos.


Share To:

Luis Junior Huanca Sanchez

Post A Comment:

0 comments so far,add yours

Ingrese su comentario adecuadamente!