Autoridades de la UCT inician plan de adecuación para incorporar a los más de 25 mil estudiantes de la absorbida ULADECH a la casa superior de estudios trujillana. Plazo vence en un año, sin embargo, clases no serán afectadas ni procesos de matrícula para el 2021.
La Superintendencia Nacional de Educación Superior Universitaria (Sunedu) se pronunció respecto a la fusión entre la Universidad Católica de Trujillo (UCT) y la Universidad de la Universidad Católica Los Ángeles de Chimbote (Uladech), señalando que dio por concluido el procedimiento de licenciamiento a la casa de estudios ancashina debido a la unión entre ambas universidades registrada por sus autoridades ante la Superintendencia Nacional de Registros Públicos (Sunarp) el 23 de octubre del 2020.
Ante ello, el rector de la UCT, R.P. Dr. Juan José Lydon Mc Huhg, reiteró que el proceso de fusión se llevó de manera legal, de acuerdo al marco jurídico y con transparencia, ante la solicitud que realizó la ULADECH el año pasado.
Garantizó que las clases no serán suspendidas debido a la adecuación. Además, garantizó que los docentes no serán despedidos y pidió que se unan al trabajo en equipo.
“No habrá despidos de nadie, no hay nadie que sobra, todos tenemos que trabajar juntos. A los padres de familia, que no se preocupen, sus hijos están ganando con los grados y títulos que recibirán de una universidad licenciada”, sostuvo el R.P. Lydon Mc Huhg.
El asesor legal de la UCT, Alfredo Saavedra Rodríguez manifestó que el siguiente paso es que las ex autoridades entreguen el control administrativo de la ULADECH caso contrario se adoptarán acciones legales para salvaguardar la estabilidad de la comunidad universitaria.
“Exhortamos a las ex autoridades, de la ex ULADECH, que brinden las facilidades para iniciar el trabajo orientado al plan de adecuación porque tenemos menos de un año para que esta universidad que ahora se integró a la UCT tenga el licenciamiento, sino igual en su momento tendría que cerrarse y eso es muy lamentable”, indicó el asesor legal de la UCT.
El abogado precisó que los grados y títulos de los alumnos que egresen en los próximos meses saldrán a nombre de la Universidad Católica de Trujillo, siendo esto una ventaja porque la universidad es licenciada, a diferencia de la adsorbida ULADECH. Y continuó señalando que el proceso de incorporación no va interferir en las clases actuales ni futuras.
Aclaró, una vez más, que cada uno de los pasos seguidos en el proceso de fusión han sido aprobados por UNANIMIDAD por las asambleas universitarias de cada casa de estudios.
“En eso hay que ser claros, no es el señor Domínguez, quién fue rector, quien aprueba la fusión, es el solo un voto en la asamblea, pero todos los demás miembros estuvieron de acuerdo. Quién decide es el órgano habilitado para ello y es la asamblea, y estaba legalmente en funciones”, sostuvo el asesor legal de la UCT.

Finalmente reiteró que con la inscripción en Sunarp se extingue ULADECH y quedan sin efecto todos los poderes ante entidades públicas o privadas. 

Share To:

Andrés Rafael López

Post A Comment:

0 comments so far,add yours

Ingrese su comentario adecuadamente!