Especialistas advierten que las personas con sensibilidad auditiva pueden sufrir un trauma acústico por estruendo.

        La campaña digital #CEROCohetones de RIMAC Seguros, con más de 6.6 millones de reproducciones en redes sociales, busca sensibilizar a la población para evitar el uso de pirotecnia. 

Todos los años, en Navidad y Año Nuevo, el cielo de Lima se llena de fuegos artificiales, colores y sonidos. Sin embargo, mientras esto sucede, los niños vulnerables por su alta sensibilidad, ancianos y animales sufren gravemente las consecuencias de los estruendos de la pirotecnia.

El ruido de la pirotecnia ocasiona en esta población un nivel de estrés muy alto, debido a su alta sensibilidad auditiva. Los cohetones pueden provocar que se autolesionen, tengan un cuadro epiléptico o taquicardia, que sus signos vitales se desnivelen, entre otras consecuencias.

Frente a ello, este año RIMAC Seguros impulsa una vez más su campaña #CEROCohetones, para concientizar a la población y disminuir el uso de fuegos artificiales. La iniciativa que llegó a más de 9 millones de personas presentes en 13 países, busca continuar llevando no solo un mensaje de conciencia sino también de prevención sobre el uso de la pirotecnia; sobre todo en este contexto de pandemia, donde evitar los accidentes y ser empáticos con los demás cobra mayor importancia.

Niños con autismo también sufren

Los niños con autismo tienen una percepción del mundo diferente, que puede ocasionar una alta sensibilidad auditiva. Un ruido estruendoso puede ser percibido por el niño como una  catástrofe.

“El escuchar el estallido de un fuego artificial ocasiona nerviosismo extremo, sensación de miedo, actitud agresiva e inclusive pueden llegar a la autolesión. Tal es la perturbación que el nivel de cortisol en sangre aumenta, poniéndolos muy tensos”, explica el doctor César Velásquez, jefe de prevención de Salud de RIMAC Seguros.

Las personas con sensibilidad auditiva pueden sufrir un trauma acústico por estruendo, tan grave como la perforación del tímpano que se asocia a sangrado, dolor o hipoacusia. “Los cohetes sobrepasan los decibeles que el oído puede soportar: pueden provocar acúfenos, tinnitus (zumbido en los oídos) y vértigo. Los niños y bebés están más expuestos a ese daño”, agrega Velásquez.

RIMAC Seguros recomienda ponerse en el lugar de las personas y mascotas que son más vulnerables a la pirotecnia y evitar su uso. Lo que a algunos les divierte, a otros les afecta. Hagamos que estas fiestas sean felices para todos, celebremos con #CEROCohetones.

Mayor información:

Facebook: https://www.facebook.com/watch/?v=578048416311696

YouTube: https://www.youtube.com/watch?v=szUAgW5HSjM

Twitter: https://twitter.com/RimacSeguros/status/1204937671673614343



Share To:

Andrés Rafael

Post A Comment:

0 comments so far,add yours

Ingrese su comentario adecuadamente!