Header Ads Widget

Responsive Advertisement

RONDEROS PIDEN DESTITUCIÓN DE FISCAL POR CASO DE ASESINATO DE JOVEN MADRE



Fiscal de la provincia de Sánchez Carrión,  Jorge Fernández Urteaga, desmintió versiones y asegura que son represalias de ronderos investigados.  Mineros ilegales destruyeron cámara de vigilancia que pudo captar a sospechoso del crimen. Policía solicitó  videos de seguridad.

Tras el desenlace fatal que tuvo el caso de la joven madre Luzmila Joaquín Siccha, cuyo cuerpo sin vida fue encontrado al interior de un costal en el caserío de Shiracmaca, Huamachuco, provincia de Sánchez Carrión,  las rondas campesinas de esta localidad andina anunciaron que pedirán al Ministerio Público que el fiscal provincial,  Dr. Jorge Fernández Urteaga, sea destituido de su cargo por supuestamente no realizar una debida investigación.

Ellos responsabilizan al representante del Ministerio Público  de no ordenar la detención de Onésimo Barros Gómez (38), principal sospechoso del asesinato de la madre de familia, a pesar que fue interrogado y salió de la dependencia policial sin levantar ninguna sospecha.

Al respecto,  el fiscal Jorge Fernández aclaró que el sujeto fue a denunciar la desaparición de su esposa e hijo el domingo 2 de enero a las autoridades. Aseguró que, incluso, el hombre fingió  estar preocupado y pidió que busquen a su esposa en medio del llanto. Añadió que los padres de la fallecida no señalaron  a Barros como sospechoso, a tal punto que nunca estuvo en calidad de detenido o intervenido, sino como denunciante. 

 

Asimismo, descartó el abandono de su cargo en Huamachuco y mencionó que serían ronderos investigados los que pretenden que cese en sus funciones. “No tengo quejas, ni procesos investigativos. Hay ronderos que se les está investigando por diferentes delitos, por eso para algunos no soy de su agrado y quieren que deje las investigaciones”, afirmó.

 

Miembros del Ministerio Público mencionaron que los ataques y amenazas contra el fiscal Fernández aumentaron desde que enmendó el trabajo de Ronald Urrutia Castillo, otro fiscal de Huamachuco que realizó una pésima investigación en el caso de los cuatro fallecidos el año pasado en los socavones ilegales de Minerals Doña Julia, propiedad del investigado por el presunto delito de homicidio culposo, Jorge Espejo Moreno.

Los ronderos también apuntaron contra Vicente Ruiz, presidente de la Central Única de Rondas Campesinas, a quien señalaron como responsable de la fuga y con quien mantienen permanentes enfrentamientos por el poder de la zona.

Imágenes claves

El personal policial que viene realizando una exhaustiva investigación en el caso Luzmila Joaquín ha solicitado, mediante una orden fiscal,  las imágenes de las cámaras de seguridad de la empresa Summa Gold que habría registrado el día 5 de enero las inmediaciones de la calle Progreso Nro. 13- Km.30., lugar del hallazgo del cadáver.

Lo que llamó más la atención del personal policial fue que mineros ilegales  destruyeron  una cámara de seguridad que tiene la empresa  días antes de hallarse el cuerpo de la víctima. Si bien los sujetos quisieron destruir la cámara con perdigones  no contaron con las tres cámaras ocultas que siguieron grabando las incidencias.  Esto será clave para identificar si el sospechoso contó con cómplices para deshacerse del cadáver.

 El ataque tuvo lugar luego de que efectivos policiales realizaron una inspección de oficio en la labor minera de Jorge Espejo,  quien los amenazó diciéndoles que se retiren o iba a llamar a personal policial. Hecho que es investigado.

Por si fuera poco, el día del hallazgo del cadáver de Luzmila los exteriores de un socavón en Shiracmaca, un caserío que concentra a mineros ilegales. Sin explicación alguna, los ronderos  de este caserío, cuyo autonombrado presidente es Jorge Espejo,  agredieron a efectivos policiales y destruyeron un vehículo del Ministerio Público con el argumento de que no habían realizado una debida investigación.

Hasta el momento solo ha sido encontrado el hijo de Luzmila Joaquín Siccha y el sábado dieron el último adiós a la joven madre en medio de gritos de justicia. Mientras las autoridades siguen en la intensa búsqueda del sospechoso Onésimo Marino Barros Gómez. Según versiones de algunos vecinos, Wilmer labora en la minera ilegal “La Redonda” de Pataz y que buscaba trabajar en  una labor minera ilegal de Huamachuco.

 

 

Publicar un comentario

0 Comentarios

ads